Esta web usa las cookies de Google Analytics para obtener estadísticas. Al usar esta web aceptas el uso que se hace de las cookies. Más información

Publicidad_vertical
Left-banner-es Gif-banner-es Right-banner-es

Técnicas de neuroimagen

Las técnicas de neuroimagen permiten ver imágenes en vivo del sistema nervioso central en general y del cerebro en particular.

El desarrollo en la década de 1970 de la Tomografía Axial Computerizada (TAC) del cerebro y del sistema nervioso central supuso un gran avance para las Neurociencias. Por primera vez se pudo observar el cerebro humano en vivo, mediante una reconstrucción de imágenes obtenidas con rayos X. A finales de la década de 1980 empezó a utilizarse una técnica más avanzada, la Resonancia Magnética Nuclear (RMN), que tiene la ventaja de una mayor resolución y de no utilizar radiación para la obtención de imágenes.

Lea las diferencias entre el TAC y la RMN para la obtención de neuroimágenes.

Más recientemente se desarrollaron los estudios con técnicas de neuroimagen funcional, mediante SPECT, PET y Resonancia Magnética Funcional (RMf). Estas técnicas no son invasivas y permiten evaluar los procesos de áreas y estructuras del cerebro en funcionamiento. Su logro es haber mejorado los criterios diagnósticos de muchas enfermedades encefálicas.

Las técnicas de neuroimagen estructural son la tomografía computada (TC) y la resonancia magnética nuclear (RMN). Las técnicas de neuroimagen funcional son la tomografía por emisión de positrones (TEP o PET), la tomografía computerizada por emisión de fotones simples (SPECT) y la resonancia magnética funcional (RMf). 


Técnicas de neuroimagen estructural  Técnicas de neuroimagen funcional
RMN
 RMf
TAC o TC
 PET
  SPECT


Diferencias entre técnicas de neuroimagen estructural y técnicas de neuroimagen funcional

Explicado simplificadamente, las técnicas estructurales permiten ver un conjunto de “fotos” estáticas del cerebro, mientras que las técnicas funcionales permiten ver un “vídeo”, es decir, ver algunos de los cambios cerebrales que se producen mientras la persona está realizando una actividad cognitiva.

Así pues, la diferencia entre las técnicas estructurales y las funcionales está en la información que nos aporta cada técnica. Con las estructurales se puede concretar la localización de una lesión o los efectos de una enfermedad. Con las funcionales se puede llegar a saber qué áreas o regiones encefálicas se activan al realizar una determinada tarea cognitiva, e incluso averiguar si una patología neurológica o psiquiátrica tiene como efecto patrones distintos de activación cerebral en comparación con las personas sanas.

En la imagen de la derecha hay el enlace a “The whole brain atlas” (Atlas completo del cerebro), de Keith A. Johnson, M.D. y J. Alex Becker, Ph.D.

www.med.harvard.edu/AANLIB/home.html

Copyright  © Classe Qsl - Editorial 3Temas. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo en otro medio de comunicación sin el permiso expreso de Classe Qsl. Artículo escrito por Antonio Adserá Bertran, psicólogo colegiado nº 15297, master en Neurociencias por la Universidad de Barcelona. Última revisión: 13 de octubre de 2009.

Ver también:
Imagen por Resonancia Magnética Nuclear: RMN
Imagen por Tomografía Axial Computerizada: TAC
Diferencias entre el TAC y la RMN para la obtención de neuroimágenes