Esta web usa cookies de Google. Al usar esta web aceptas el uso que se hace de las cookies. Más información
Publicidad

Psicología

El fluir o "flow" en Psicología positiva

El concepto de “flow”, que se puede traducir por fluir o flujo, ha sido estudiado y desarrollado por Mihaly Csikszentmihalyi (1996), dentro de la Psicología positiva. Se puede definir como un estado mental en el que la persona está completamente absorta en una actividad con el único objetivo de la satisfacción y el placer de hacerla.

En este estado es característico que la persona tenga la sensación de que “el tiempo vuela”, es decir, se pierde la noción del tiempo, se olvidan los problemas y las preocupaciones. Los pensamientos y las acciones se suceden con naturalidad, acompañando a este estado mental peculiar. Todos las sensaciones y percepciones parecen fluir con armonía y la persona está envuelta en la actividad de forma global. Se hace más fácil cumplir los requerimientos de la tarea sin ansiedad ni preocupaciones y la persona se siente más capaz y preparada para realizarla.

Lo más importante del fluir es tener una “experiencia óptima”, que según Csikszentmihalyi se caracteriza porque la información se recibe de forma ordenada y la energía psíquica fluye sin esfuerzo y sin preocupaciones, hasta el punto de que la atención se puede dirigir a la realización de las metas personales. No hay problemas que se tengan que resolver ni amenazas por las que estar alerta. Todo fluye con naturalidad en la dirección que permite alcanzar la meta propuesta. Las experiencias de flujo vividas con regularidad ayudan a enriquecer nuestra personalidad.

Copyright  © Classe Qsl - Editorial 3Temas. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo en otro medio de comunicación sin el permiso expreso de Classe Qsl. Artículo escrito por Antonio Adserá Bertran, psicólogo colegiado nº 15297, master en Neurociencias por la Universidad de Barcelona. Última revisión: 13 de septiembre de 2009.

Publicidad