Publicidad

Animales

La picada de medusa

Las medusas son animales marinos que viven en el mar abierto. Sin embargo, en verano pueden ser arrastradas por la corriente hacia las costas, llegando a las playas y provocando molestias a los bañistas.

Si se las toca, aunque estén ya muertas en la arena, pueden inyectar en la piel una substancia que escuece y produce irritaciones. Hay que evitar sobre todo tocar sus tentáculos.

En el momento de una picada, la sensación que se tiene es parecida al dolor causado por una quemadura. Surge una erupción en la piel que puede repetirse a lo largo de varias semanas, o incluso meses. La reacción local cutánea suele desaparecer a los pocos días, pero en ciertos casos el dolor puede prolongarse durante más tiempo.

La mejor manera de protegerse de una picada de medusa es utilizar cremas solares y ropa (bañador, camiseta, ...) que cubra el cuerpo. Al bañarse, conviene evitar las zonas donde rompen las olas, porque es el sitio donde se acumulan los restos de medusas.

Consejos en caso de sufrir una picada de medusa:

- Salir del agua rápidamente.
- No rascar, raspar ni fregar la zona afectada con toallas, etc.
- Retirar de la piel cuidadosamente, con pinzas y guantes, los restos de tentáculo si son visibles.
- Lavar la herida con agua salada.
No poner nunca agua dulce sobre la piel afectada, porque activa las células e incrementa la cantidad de toxina inyectada.
- Llenar una bolsa de plástico con hielo y aplicarla sobre la picada durante 5 minutos. No hay que poner el hielo directamente sobre la herida.
- Para evitar infecciones, se puede aplicar un antiséptico sobre la piel (por ejemplo, alcohol yodado), 3 o 4 veces al día durante 2 o 3 días.
- Hay que acudir a un centro sanitario si las molestias continúan o se producen temblores, nauseas, mareos o dolor intenso.

Finalmente, hay que tener en cuenta que una persona que ha sufrido una picada de medusa puede quedar sensibilizada, de tal manera que si se repite otra picada la reacción cutánea puede ser más intensa. Son especialmente sensibles las personas con antecedentes de alergia, las que padecen asma, una enfermedad cardiovascular y los niños.

En la fotografía se observa una medusa 'Chrysaora hysoscella', típica del mar Mediterráneo.

Puede consultar información sobre el 'Proyecto Medusa' del ICM-CSIC en http://www.icm.csic.es/bio/medusa/Castellano/CastProyecto.html


Más información sobre 'medusas' en Wikipedia

Copyright  © Classe Qsl - Editorial 3Temas. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo en otro medio de comunicación sin el permiso expreso de Classe Qsl. Artículo escrito por la redacción de Classe Qsl y supervisado por el Dr. Javier Luque Pino, médico colegiado nº 43-3595,  médico de familiapostgraduado en medicina naturista/biológica y master en terapia neural por la Universidad de Barcelona. Última revisión: 20 de diciembre de 2008.

 

Publicidad