Publicidad

Cuerpo humano

¿Qué es la placenta de un embarazo?

Placenta de un embarazoLa placenta es un tejido redondeado en forma de torta, que al final del embarazo alcanza a tener unos 25 cm de diámetro y unos 2,5 cm de grosor. Esta estructura está adosada al útero materno por su cara interna y es lo que permite al bebé alimentarse a través de los nutrientes que recibe de la sangre materna. Además, la placenta es un órgano que actúa como filtro, permitiendo el intercambio entre la circulación materna y la circulación fetal pero evitando el contacto directo, de tal manera que las sustancias nutritivas y los desechos se intercambian sin inconveniente y con eficacia.

El bebé esta unido a la placenta a través del cordón umbilical. Por este conducto se lleva la sangre del bebé, con desechos y no oxigenada, hasta la placenta, para que allí se produzca el intercambio que permite el retorno de sangre oxigenada y rica en nutrientes al bebé.  Es importante remarcar que la placenta funciona como una barrera, ya que solo permite el paso de sustancias apropiadas y en ella no se mezcla la sangre del bebé con la sangre de la madre.

La placenta comienza a formarse a partir de la segunda semana desde la fecundación. Hacia el tercer mes ya ha adquirido su forma definitiva, pero seguirá creciendo. Tiene un componente de origen materno, producto de una transformación de la membrana uterina,  y otro componente de origen fetal.

Funciones de la Placenta

Respiración: hace de «pulmón fetal», aunque la respiración por esta vía es unas 15 veces menos eficaz que la conseguida por los pulmones verdaderos.

Nutrición:  es un órgano necesario para la alimentación ininterrumpida del feto en desarrollo. El bebé extrae de la sangre materna todos los nutrientes y sustancias necesarias para su crecimiento: el oxigeno, las proteínas y aminoácidos, los ácidos grasos y la glucosa de los hidratos de carbono.

Eliminación de desechos: el feto traslada a su madre los productos de desecho que produce su metabolismo y que no puede eliminar por si mismo.

Funciones endocrinas: la placenta también tiene una función hormonal que regula la permanencia del embarazo y modifica el metabolismo y la fisiología materna para adaptarlas a la sustentación del bebé en crecimiento.

Tolerancia inmunológica: la placenta tiene un papel fundamental para hacer reconocer al bebé al sistema inmunológico de la madre y evitar el rechazo inmunológico.

Protección biológica: es un excelente filtro que impide que pasen muchas al bebé moléculas y sustancias que podrían llegar a ser toxicas para su desarrollo. También impide el paso de muchos virus, bacterias y parásitos. Sin embargo, la protección placentaria no es absoluta; pueden llegar a pasar al bebé  sustancias tóxicas ingeridas por la madre, como el alcohol, los tóxicos del tabaco, ciertos medicamentos y algunos virus y bacterias.
 
Protección física: la placenta, junto a las membranas de la bolsa de aguas y el líquido amniótico proporcionan un ambiente cerrado y estéril, con temperatura controlada, que mantienen al bebé aislado de los cambios físicos externos que podrían causarle problemas. 

 


Más información en Wikipedia

Copyright  © Classe Qsl - Editorial 3Temas. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo en otro medio de comunicación sin el permiso expreso de Classe Qsl. Artículo escrito por la redacción de Classe Qsl, sl. Última revisión: 15 de diciembre de 2009.
 
Ver también:
Publicidad