Publicidad

Enfermedades

Alergias

La alergia consiste en una reacción anómala y exagerada del cuerpo al entrar en contacto con una sustancia externa. Los síntomas típicos son picores y eccemas en la piel, estornudos, tos, conjuntivitis, congestión nasal, mucosidades e incluso asma.

Las alergias se deben a una alteración del sistema inmunológico. La reacción alérgica suele ser ante el polen, polvo, humo de tabaco, ácaros, moho, sustancias presentes en alimentos, etc. (se denominan alergenos). Cuando uno de estos causantes externos entra en contacto con el organismo (a través de las mucosas respiratorias, la piel, los ojos o el intestino), se produce una reacción inmunitaria (equivocada o hipersensible) que produce los síntomas anteriores.

Los motivos son varios: por un lado hay un factor hereditario. Pero también se debe a que en la sociedad moderna occidental (con su estilo de vida urbano  y su obsesión por la asepsia e higiene minuciosa) muchas de las sustancias y gérmenes hostiles (necesarios para que la inmunidad aprenda) han desaparecido, y además hay un exceso de automedicación ante primeros síntomas (tos, fiebre, etc.). Ello hace que el sistema inmunitario disminuya el umbral de reacción y llegue a la hipersensibilidad. También hay que mencionar a la contaminación ambiental, los plaguicidas, etc. En resumen, el organismo tiene cada vez menos microorganismos ante los que aprender a enfrentarse, y en cambio un exceso de sustancias contaminantes desconocidas para su sistema inmunológico.

Tratamiento: Después de la necesaria prevención a entrar en contacto con los alergenos (lo que a veces es muy difícil), se puede hacer un tratamiento convencional a base de medicamentos, o un tratamiento natural  fitoterapéutico y/u homeopático. Los medicamentos clásicos son los antihistamínicos (inhiben la acción de la histamina, evitando síntomas como los picores, conjuntivitis, mucosidades y estornudos), los broncodilatadores (para síntomas asmáticos) y los corticosteroides (para síntomas de inflamación). Sin embargo, tienen efectos secundarios indeseables. También se ha probado el tratamiento de desensibilización, en el que se suministra la sustancia alergena en dosis muy bajas y crecientes. Es un tratamiento largo (de 3 meses a 3 años) que debe realizarse bajo estricto control médico aunque no siempre es efectivo.

La fitoterapia usa la pepita de uva, la ortiga y el ajo como antihistamínicos;  decocciones de hiedra, marrubio y tomillo como broncodilatadores y expectorantes; el aceite de onagra y de semillas y pescados como antiinflamatorios.


Más información en MedlinePlus

Más información en Wikipedia

Bibliografía de ayuda:
J.Fitzgibbon. "Las alergias y su tratamiento", Ed. Paidós

G.McLain y otros. "La curación natural del asma y las alergias", Ed. Robin Book

Copyright  © Classe Qsl - Editorial 3Temas. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo en otro medio de comunicación sin el permiso expreso de Classe Qsl. Artículo escrito por la redacción de Classe Qsl y supervisado por el Dr. Javier Luque Pino, médico colegiado nº 43-3595,  médico de familiapostgraduado en medicina naturista/biológica y master en terapia neural por la Universidad de Barcelona. Última revisión: 11 de mayo de 2007.

Ver también:
¿Qué es la alergia?
Alergia a los pólenes: Polinosis
Prevención de la alergia al polen
Ácaros del polvo doméstico y alergias
Alergia al látex: Materiales sustitutivos al látex
Alergia a los medicamentos
Algunas plantas contra la alergia

Publicidad