Publicidad

Enfermedades

La esquizofrenia

La esquizofrenia es un trastorno mental grave que se manifiesta como una desorganización del pensamiento, delirios y muestras de aislamiento social. La persona que la padece no tiene consciencia de enfermedad. El concepto de esquizofrenia fue inicialmente definido por el eminente psiquiatra Eugen Bleuler.

Es una alteración psíquica devastadora. En un primer momento destaca por sus síntomas activos (delirios, alucinaciones, trastornos del pensamiento, etc.). Posteriormente la enfermedad evoluciona hacia síntomas deficitarios (pobreza del habla, retraimiento social, aplanamiento afectivo e inhibición psicomotora). Sin embargo, hay lugar para la esperanza, porque la investigación médica aporta nuevos fármacos que disminuyen notablemente la sintomatología activa de la enfermedad y surgen nuevas psicoterapias que ayudan al restablecimiento de la vida familiar normal.

Los síntomas activos de la esquizofrenia. Son trastornos del pensamiento y alucinaciones que sufre la persona con esquizofrenia y que las personas normales no tienen. Estos signos se pueden tratar eficazmente con medicación antipsicótica.

En la desorganización del pensamiento se evidencia una falta de lógica, una errónea utilización de las palabras y de la sintaxis, asociaciones inconexas, y dificultad para participar en conversaciones con otras personas.En los accesos de delirios la persona cree firmemente en lo que percibe (alucinaciones, etc.) o interpreta: se dan interpretaciones erróneas de los sucesos reales. Los más frecuentes son:

- Delirios paranoides. La persona cree que otras personas tratan de perjudicarle.
- Delirios de referencia. La persona cree que todo gira en torno a él.
- Delirios de control. La persona cree que sus movimientos están controlados por fuerzas externas.
- Inserción del pensamiento. La persona experimenta pensamientos que cree que proceden de un lugar externo a él.

Los síntomas deficitarios de la esquizofrenia. Son carencias que muestra la persona con esquizofrenia respecto a lo que es normal. Estos síntomas responden poco a la medicación con antipsicóticos.  Aparecen de forma más clara después de que la enfermedad haya evolucionado y hayan desaparecido los síntomas activos. Los más importantes son:

- Pobreza del habla. Se usan el mínimo de palabras necesarias.
- Aplanamiento afectivo. La cara y la voz carecen de expresividad. A la persona le cuesta reaccionar emocionalmente.
- Inhibición psicomotora. La persona está excesivamente quieta y tarda en iniciar movimientos.
- Retraimiento social. La persona con esquizofrenia rehuye el contacto social.

El aislamiento social se produce porque la persona con esquizofrenia no tiene ganas de tratar con los demás, se repliega en sí mismo y sus fantasías y se aísla de la realidad objetiva. El lenguaje puede perder parte de su función social de comunicación.

Tratamiento: Se requiere tratamiento farmacológico mediante antipsicóticos para actuar sobre los síntomas activos de la enfermedad (alucinaciones, delirios, interpretaciones). Actualmente hay una nueva generación de medicamentos llamados "atípicos", que no producen los efectos secundarios de los clásicos (temblores, etc.). 

Los síntomas deficitarios de la esquizofrenia (aislamiento social, embotamiento afectivo, pobreza del habla, inhibición psicomotora) no responden tan bien ante la medicación con neurolépticos como los síntomas activos, que son más fáciles de neutralizar. Indican un pronóstico peor en la evolución de la enfermedad.

Se requiere que el tratamiento farmacológico se acompañe de una atención psicológica y el apoyo familiar.


Más información en MedlinePlus

Más información en Wikipedia

Copyright  © Classe Qsl - Editorial 3Temas. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo en otro medio de comunicación sin el permiso expreso de Classe Qsl. Artículo escrito por Antonio Adserá Bertran, psicólogo colegiado nº 15297, master en Neurociencias por la Universidad de Barcelona. Última revisión: 16 de marzo de 2010.

Ver también:
La esquizofrenia y el cerebro emocional
Eugen Bleuler, un eminente psiquiatra que estudió la esquizofrenia

Publicidad