Publicidad

Psicología

El significado de los sueños: el dinero y las riquezas

¿Qué significa soñar con el dinero y las riquezas?  Los sueños en los que aparece dinero, joyas, monedas, oro o plata simbolizan normalmente la riqueza interior de la persona. El mayor tesoro es saber dar y recibir afecto. Soñar con riquezas es una forma de tomar consciencia de la riqueza interior que tenemos y de nuestra autoestima.

Lo que se hace con el dinero. El dinero se puede esconder o ahorrar, se puede gastar y despilfarrar, o se puede sentir miedo de poseerlo en exceso. Todos estos comportamientos y sentimientos se relacionan con la forma en que gestionamos nuestra riqueza interior.

El exceso perjudicial de las riquezas. Los excesos llevan al desequilibrio y pueden simbolizar sus connotaciones negativas: la avaricia, la codicia, etc. Estos sueños simbolizan un estado negativo y desequilibrado de nuestra vida interior.

Las joyas. Para hacer una interpretación del sueño hay que fijarse en que tipo de joya es: un anillo, una pulsera, un collar... . El collar, por ejemplo, es símbolo de esclavitud, de pertenencia a alguien. Quien sueña con collares puede que en la vida real sea una persona pasiva y dependiente. El anillo es tradicionalmente símbolo de vínculo con otra persona. Si en el sueño se pierde un anillo o aparece en mal estado, esto puede indicar que la relación de pareja se está deteriorando. Las joyas también representan un deseo consciente o inconsciente de querer seducir, pero esto puede revelar una falta de confianza en uno mismo.

El oro. En los sueños el oro es el símbolo de la autorrealización, de la satisfacción con la parte más profunda y auténtica de nosotros mismos.

Vea las diez imágenes más frecuentes en los sueños.

Bibliografía:
Renard, H. (2007): Interprete usted mismo sus sueños. Barcelona, De Vecchi

Copyright  © Classe Qsl - Editorial 3Temas. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo en otro medio de comunicación sin el permiso expreso de Classe Qsl. Artículo escrito por Antonio Adserá Bertran, psicólogo colegiado nº 15297, master en Neurociencias por la Universidad de Barcelona. Última revisión: 1 de octubre de 2009.

Publicidad