Publicidad

Psicología

Flores de Bach

Edward Bach considera que la enfermedad es la respuesta a una actitud mental, y que tratando esta actitud mental la enfermedad desaparece. Así pues, el tratamiento con flores de Bach busca actuar en el campo emocional de la persona. Se intenta  buscar un equilibrio en las emociones, neutralizando sus aspectos negativos.

Bach entendió que la tensión continua resultante de emociones como el temor, el enfado, la preocupación, etc., disminuyen la resistencia a las enfermedades. Observó que personalidades similares respondían bien a algún remedio concreto, pero que personalidades distintas requerían tratamientos distintos, aunque todas sintieran las mismas molestias físicas. Por ello, en vez de detenerse en la enfermedad, hay que observar la personalidad del paciente.

Las Flores hacen emerger las emociones reprimidas, pero de forma distinta en cada persona. En algunas personas se pueden producir llanto, inquietud, etc., mientras que en otras, pesadillas, angustia, etc. Lo importante es que las emociones aparezcan, para que así se produzca una limpieza emocional.

La terapia de Bach se basa en cuatro puntos:
1.- La persona es una estructura dinámica. El conjunto de sus estados emocionales interrelacionan e interactuan, formando una jerarquía emocional.
2.- Emplea un enfoque psicológico (en vez de espiritual) a la hora de determinar la estructura de la persona.
3.- Establecimiento de un sistema floral estructurado, relacionando los efectos de ciertas Flores con estados emocionales de la persona.
4.- La terapia floral consiste entonces en la correspondencia de dos estructuras. Por un lado la estructura emocional de la persona, y por el otro la estructura de la fórmula floral aplicada.

Bach estableció una lista final de 38 Flores, que comprende los principales estados anímicos negativos del carácter humano y que representa un sistema completo de cura.

Bach agrupó los remedios en siete categorias:
1.- Para quienes sienten temor: Heliantemo, Mímulo, Cerasifera, Álamo, Castaño Rojo.
2.- Para quienes sufren de incertidumbre: Ceratostigma, Esclerantus, Genciana, Aulaga, Hjaranzo, Avena Silvestre.
3.- Para el interés insuficiente: Clemátide, Madreselva, Rosa Silvestre, Olivo, Castaño Blanco, Mostaza, Brote de Castaño.
4.- Para la soledad: Violeta de Agua, Impaciencia, Brezo.
5.- Para los sensibles a influencias: Agrimonia, Centaura, Nogal, Acebo.
6.- Para la melancolía y desesperación: Alerce, Pino, Olmo, Castaño Dulce, Estrella de Belem, Sauce, Roble, Manzano Silvestre.
7.- Para quienes se preocupan excesivamente por los demás: Achicoria, Verbena, Vid, Haya, Agua de Roca.

Es importante resaltar que la utilización de las Flores de Bach no debe ser una simple selección de flores para sentirse mejor, sino que debe implicar el seguir un método terapéutico riguroso.


Más información en Wikipedia

Bibliografía de interés:
C.Wildwood. "Flores de Bach", Ed. Grijalbo, Méjico, 1999.
S.Schmidt. "Flores de Bach", Ed. Integral, Barcelona, 2000.
V.Fabrocini. "Flores de Bach. Las guías del bienestar", Ed. De Vecchi, Barcelona, 1997.

Copyright  © Classe Qsl - Editorial 3Temas. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo en otro medio de comunicación sin el permiso expreso de Classe Qsl. Artículo escrito por Antonio Adserá Bertran, psicólogo colegiado nº 15297, master en Neurociencias por la Universidad de Barcelona. Última revisión: 13 de abril de 2007.

Publicidad