Publicidad

Psicología

Neurosis

La neurosis es un trastorno psicológico que se caracteriza por una intensa conflictividad interior.

La persona neurótica tiene un deficiente control de su vida afectiva y de sus pulsiones e instintos. No llega a satisfacer sus deseos, a menudo reprimidos por su consciencia o por el entorno que le rodea. El neurótico padece una falta de autoestima , no tiene una buena imagen de sí mismo, con lo que a menudo se autorechaza como persona. Es un sujeto inseguro, con sentimientos de inferioridad y con tendencia a vivir en la culpa y el autocastigo. La ansiedad domina su existencia.

Respecto a su vida social, los neuróticos son personas inseguras que se sitúan en posiciones defensivas. Su conflictividad interna les impide tener relaciones interpersonales fluidas y naturales. La persona con neurosis acostumbra a repetir las mismas pautas de conducta, sin apenas variarlas, y evita perturbar su precario equilibrio. Emplea abusivamente mecanismos de defensa del Yo (represión, fantasía, sublimación, racionalización, proyección, regresión, etc.)

Sin embargo, desde el punto de vista psiquiátrico, hay que destacar tres puntos:

1.- Las neurosis no son enfermedades. No existe una causa orgánica o biológica. La neurosis es un trastorno psicológico.
2.- Las neurosis son trastornos menores. La persona neurótica tiene consciencia de su trastorno, no pierde el sentido de la realidad como se da en las psicosis.
3.- Las neurosis son trastornos dimensionales. Hay grados de neuroticismo, no hay un todo o nada. Incluso en las personas consideradas sanas podemos encontrar algún grado de neuroticismo según las circunstancias de la vida.

Tipos de neurosis: Las principales son la neurosis de angustia, la fóbica, la histérica y la obsesiva.

Tratamiento: Es aconsejable una aproximación multidisciplinar. La utilización exclusiva de psicofármacos es de escasa utilidad (y depende del tipo de neurosis -en las histéricas está incluso contraindicado-). Es adecuada la psicoterapia (focalizada, de apoyo, psicoanalítica, con técnicas de relajación, etc.) y en ciertos casos las técnicas de modificación de conducta. Es deseable el tratamiento precoz, para evitar que el trastorno se cronifique. Sin embargo, lo más importante es que la propia persona quiera curarse, pueda curarse y sepa a quien acudir.


Más información en Wikipedia

Copyright  © Classe Qsl - Editorial 3Temas. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo en otro medio de comunicación sin el permiso expreso de Classe Qsl. Artículo escrito por Antonio Adserá Bertran, psicólogo colegiado nº 15297, master en Neurociencias por la Universidad de Barcelona. Última revisión: 20 de noviembre de 2009.

Publicidad