Publicidad

Psicología

Tics nerviosos infantiles

Un tic nervioso es un movimiento repetitivo y rápido de un conjunto de músculos. Son de tipo involuntario y en el fondo denotan un estado de angustia y ansiedad. Son una forma que tiene el cuerpo de liberar tensión.

Un tic se diferencia de un hábito en que el hábito es controlable mediante la fuerza de voluntad, mientras que el tic nervioso no lo es. Por ejemplo, ponerse los dedos en la nariz o morderse las uñas son hábitos, porque el niño puede dejar de hacerlo temporalmente si se le pide.

En niños la mayoria de tics son pasajeros y desaparecen a las pocas semanas o meses. Si duran más tiempo es que se han convertido en crónicos y entonces hay que consultar con el psicólogo. Es normal que entre los 6 y 8 años de edad aparezcan tics.

Los tics más frecuentes son:
Muecas en la cara, fruncimiento de la nariz, morderura de los labios, sacar la lengua, sacudir la cabeza. En los brazos, giro de las manos y castañeo de los dedos. En el cuerpo, alzar un hombro y agitación de los pies. En el habla, producción de distintos ruidos. Etc.

Tratamiento: Un tic solo debe preocupar a los padres si dura muchos meses. En este caso no hay que tratar de suprimirlo apelando a la fuerza de voluntad del niño, ya que esto solo eleva el grado de ansiedad. Por el contrario, hay que acudir al especialista. Los tratamientos más adecuados son la terapia psicológica, las técnicas de relajación y las esencias florales.

Copyright  © Classe Qsl - Editorial 3Temas. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo en otro medio de comunicación sin el permiso expreso de Classe Qsl. Artículo escrito por Antonio Adserá Bertran, psicólogo colegiado nº 15297, master en Neurociencias por la Universidad de Barcelona. Última revisión: 13 de abril de 2007.

Publicidad