Publicidad

Preguntas sobre Accidente Cerebro Vascular

Primeros síntomas del ictus.

Un ictus es un accidente cerebro vascular. Ante un ictus es vital acudir rápidamente al hospital. Para ello hay que conocer los posibles síntomas que pueden aparecer:
1.- Se produce una brusca pérdida de fuerza en la cara, brazo o piernas en un lado del cuerpo.
2.- Sensación de hormigueo en la cara, brazo o pierna de un lado del cuerpo.
3.- Pérdida repentina de visión total o parcial.
4.- Dolor de cabeza inusualmente intenso y súbito.
5.- Alteración repentina del habla.
6.- Sensación de vértigo fuerte, desequilibrio y dificultad para andar.

¿Qué factores de riesgo aumentan la probabilidad de sufrir un derrame cerebral?

• La hipertensión.
• Los problemas cardíacos.
• La diabetes mellitus.
• Tener el colesterol alto.
• Fumar y otras conductas toxicoadictivas.

¿Qué es peor, un infarto cerebral o una embolia?

Son cosas distintas, aunque están relacionadas. La embolia es la causa y el ictus o infarto cerebral es la consecuencia. Una embolia es una obstrucción de un vaso sanguíneo. El infarto es la muerte celular de un tejido por falta de irrigación sanguínea.

¿Qué secuelas puede dejar un ictus en el lado izquierdo del cerebro?

Parálisis del lado derecho del cuerpo y alteraciones del lenguaje. Los hemisferios cerebrales gestionan el lado opuesto del cuerpo y en la mayoría de personas, aunque no en todas, el lenguaje reside en el hemisferio izquierdo.

¿Cómo se puede saber si lo que se padece es una hemorragia cerebral o es una isquemia cerebral?

El diagnóstico diferencial se establece mediante una prueba de neuroimagen con TAC.

¿Cómo y porqué se produce un derrame cerebral?

Hay múltiples causas, pero las más frecuentes son:
1.- En personas de 50 a 65 años la causa suele ser hipertensiva.
2.- En personas mayores de 65 años la causa más frecuente es amiloide, es decir, porque los vasos están débiles.
3.- La toma de fármacos para la hipertensión, el tratamiento antiagregante (Aspirina®) y el tratamiento anticoagulante (Sintrom®) también pueden dar lugar a un derrame cerebral.
4.- Otras causas: Aneurisma, angioma, malformación arteriovenosa, traumatismo craneoencefálico.

¿Qué relación hay entre el nivel de colesterol y las embolias?

Un nivel elevado de colesterol en la sangre produce, con el tiempo, aterosclerosis. Produce unos depósitos grasos en las paredes de las arterias que van estrechando su luz y dificultan que la sangre circule fluidamente. Cuando un émbolo graso se desprende y tapona un vaso sanguíneo se produce una embolia. Cuando sucede esto, la parte afectada de un órgano se queda sin oxígeno y muere. Si la embolia se produce en el cerebro, lo que muere es un conjunto de neuronas y de células gliares.

Síntomas de una embolia cerebral.

Los síntomas dependen de la extensión de la zona afectada del cerebro, de su localización y de su evolución en el tiempo.
• Si resulta afectada la zona carotídea: Pérdida de fuerza del hemicuerpo correspondiente o de una extremidad, ceguera de la mitad del campo visual, alteraciones en la sensibilidad del hemicuerpo o de una extremidad, dificultad para hablar y/o comprender el lenguaje, distintos grados y formas de confusión mental, etc.
• Si resulta afectada la zona vertebro-basilar: Alteración de la marcha, vértigo, pérdida de fuerza y/o sensibilidad, ceguera, parálisis de la musculatura facial, dificultad para tragar, etc.
En la isquemia cerebral transitoria los síntomas desaparecen en menos de 24 horas y no suelen dejar secuelas. Si el accidente isquémico es permanente los síntomas pueden ir mejorando poco a poco mediante la rehabilitación. Todo depende de si se consigue que otras zonas cerebrales no afectadas sean capaces de asumir las funciones de la zona enferma.

¿Puede la hipertensión arterial provocar un derrame cerebral?

Sí. No es la complicación más frecuente pero tampoco es excepcional. El efecto más temible de los picos hipertensivos es la rotura en un vaso sanguíneo, con la consiguiente hemorragia. Estas hemorragias pueden ser leves (ojos rojos, sangrados nasales, etc.), pero también pueden ser peligrosas y desafortunadas, como las hemorragias cerebrales.

¿Qué tratamiento debe recibir un paciente que ha sufrido un infarto cerebral?

Una vez superada la fase aguda del accidente cerebro-vascular, hay que iniciar dos acciones:
1.- La prevención secundaria. Consiste en la toma de antiagregantes plaquetarios, como la Aspirina, y de medicación anticoagulante. También hay que controlar los factores de riesgo cardiovascular (tabaco, colesterol, diabetes, obesidad).
2.- La rehabilitación. Es un tratamiento individualizado que busca conseguir que otras zonas cerebrales no afectadas por el infarto cerebral sean capaces de asumir las funciones de la zona enferma.

Publicidad