Publicidad

Preguntas sobre Accidente Cerebro Vascular

Hace tres meses tuve un infarto cerebral. Se me paralizó el brazo izquierdo y me falta coordinación en la visión. ¿Cuanto tiempo lleva la rehabilitación? ¿Me quedarán muchas secuelas?

Aún es pronto para evaluar las secuelas. Hay que esperar un año y medio o dos años de rehabilitación para comprobar la recuperación de sus funciones cerebrales.

Si un paciente presenta en casa claros síntomas de un ictus pero la atención sanitaria tarda en venir, ¿se le puede administrar heparina subcutánea a modo de emergencia?

No. En ningún caso debe administrar fármacos sin supervisión médica y fuera del entorno hospitalario.

¿Cuáles son los síntomas clínicos de una hemorragia cerebral?

Depende de la zona cerebral afectada y de la extensión del derrame. Los síntomas pueden ir desde una afasia o pérdida del lenguaje hasta la ceguera, parálisis de parte del cuerpo (hemiplejia), trastornos de la conducta, desorientación y dolores intensos.

¿Qué es un infarto lacunar isquémico? Me lo han detectado con un TAC.

Un infarto isquémico es una lesión en el cerebro que se produce por falta de riego sanguíneo, normalmente a causa de una trombosis. El término "lacunar" hace referencia a un infarto cerebral de pequeño tamaño.

¿Qué riesgos tiene la cirugía en un derrame cerebral?

La cirugía, en caso de sufrir una hemorragia cerebral, solo está indicada para evacuar el hematoma producido por el derrame y reducir la presión que éste ejerce sobre el cerebro. Los riesgos son similares a los de cualquier intervención cerebral: una nueva hemorragia en el mismo lugar, una infección o un nuevo daño neurológico. En todo caso, la cirugía solo se realiza si la hemorragia no ha lesionado zonas vitales del cerebro.

¿Qué se puede esperar si un paciente ha sufrido una hemorragia cerebral y no se le puede operar por su avanzada edad?

Solo hay dos evoluciones posibles:
1.- El paciente supera la fase aguda del derrame y éste se va absorbiendo paulatinamente hasta su eliminación, igual que sucede con los hematomas de otras partes del cuerpo.
2.- El derrame progresa, el hematoma incrementa su volumen, comprime las estructuras anexas del cerebro, sube la presión intracraneal y finalmente se produce la muerte del paciente.

Diferencia entre ictus y trombosis.

El ictus es un accidente cerebro-vascular en el que una parte de las células del cerebro se quedan sin oxígeno y mueren. La trombosis es un tipo de ictus, de origen isquémico, en el que un trombo causa la obstrucción de una arteria del cerebro.

Diferencia entre infarto cerebral y derrame cerebral.

Un infarto cerebral o isquemia se produce cuando un área cerebral se queda sin aporte sanguíneo y sus neuronas mueren. El infarto cerebral suele deberse a un trombo que tapona una arteria. Un derrame cerebral es una hemorragia que se produce en el cerebro, cuando un vaso sanguíneo se rompe.

¿Qué síntomas diferencian una parálisis facial por un accidente cerebro-vascular de una parálisis facial periférica o de Bell?

La parálisis facial por un accidente cerebro-vascular no suele producirse de forma aislada, sino que va acompañada de otros síntomas neurológicos (hemiplejía, etc.). Además, en la zona de la cara afectada no funcionan los movimientos voluntarios pero sí los reflejos (el paciente puede reír espontáneamente pero no puede mover la boca voluntariamente). Finalmente, afecta a solo la mitad inferior de la cara (el paciente puede cerrar y abrir el ojo). En cambio, la parálisis facial periférica o de Bell afecta tanto a los movimientos voluntarios como a los reflejos. Y el ojo del lado afectado de la cara queda abierto, incluso al dormir.

¿Cómo se trata una afasia en una persona de la tercera edad?

La afasia es un trastorno del habla causado por un déficit neurológico. Cuando aparece de forma brusca en personas de avanzada edad suele ser a causa de un accidente cerebro-vascular (un infarto cerebral, etc.), en cuyo caso las posibilidades de recuperación son bajas. Si la afasia es parcial es posible una mayor recuperación mediante un tratamiento de rehabilitación. En este tipo de etiología vascular es muy importante instaurar un tratamiento preventivo para evitar que se repita un nuevo infarto cerebral. Este tratamiento preventivo consiste en antiagregantes plaquetarios (Aspirina® a dosis de 300 mg/día, etc.), y anticoagulantes. Por supuesto, hay que controlar o suprimir los factores de riesgo: tabaco, alcohol, hipertensión arterial, colesterol alto y diabetes.

Publicidad